Michael Caine, el gentleman cockney – Jot Down Cultural Magazine

Hoy cumple ochenta y tres años. Lleva más de sesenta actuando en teatro, cine y televisión. En su abultadísima filmografía hay de todo: grandes filmes, producciones aceptables, proyectos fallidos y pura mierda alimenticia. Sin embargo, la mirada sobre cada una de las películas que ha protagonizado o en las que ha participado descubre en la pantalla una verdad incuestionable: la presencia de Michael Caine dignifica incluso a la más infame de ellas. Caine posee ese no sé qué magnético de las estrellas clásicas del cine. En verdad, y dejando a un lado la mística delicuescente, el secreto no es más que un talento trabajado durante años con determinación, humildad y esperanza. Sangre, sudor y lágrimas. Al propio Caine le gusta citar aquella frase de John Osborne en Mirando hacia atrás con ira: «Nunca mires hacia atrás con ira; mira siempre hacia adelante con esperanza». Lo ha tenido que hacer muchas veces a lo largo de su vida porque nada ha sido fácil y la lucha fue ardua. Para empezar, en una sociedad eminentemente clasista como la británica, provenía de una familia paupérrima y sin vínculos con el mundo del espectáculo, no era guapo y hablaba en cockney. Aun así, se curró las tablas de los teatros de segunda y tercera división y las giras por provincias; sufrió la precariedad y el acoso de los acreedores; pasó épocas viviendo de la generosidad familiar y de buenos amigos; tuvo que aguantar el éxito de sus colegas de generación mientras a él le llovían las negativas en todas las pruebas de casting a las que se presentaba; cedió la educación de su primera hija a sus suegros por su imposibilidad de ofrecerle una infancia digna. En fin, tragó quina a mansalva hasta pasados los treinta años. Al final, la perseverancia tuvo su recompensa y el andrajoso secundario en representaciones desechables pasó a convertirse en icono cool del cine británico de los sesenta. En sinónimo de calidad interpretativa y en un nombre que otorga pedigrí a cualquier producto audiovisual. Además de actor inmenso, Caine es un narrador espléndido, un contador de historias divertidísimo, con un toque de elegancia y humor british edificante. Sus dos volúmenes de memorias —Whats It’s All About? y The Elephant to Hollywood— así lo atestiguan y aportan honestidad e inteligencia a un subgénero, el de la autobiografía cinéfila, tan impostado como impostor.

http://www.jotdown.es/2016/03/michael-caine/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s